lunes, 6 de noviembre de 2017

La difusión del Renacimiento

Tras el esplendor artístico que se vivió en Roma en el primer cuarto del siglo XVI, las propuestas artísticas del Renacimiento se diversificaron, tanto en Italia como en el resto de Europa. En su expansión por el continente se vió muy vinculado a las tradiciones artísticas locales, y adaptado a las nuevas circunstancias históricas. Por eso hay que distinguir, por una parte, el ámbito de Italia, y, por otro, el resto del continente.


El lenguaje clásico, que ya había quedado perfectamente codificado, o se rompe de manera intencionada por artistas que se toman "licencias", o bien se aplica con rigor y refinamiento exquisitos. Es lo que se llama manierismo, que no es una reacción anticlásica, sino una interpretación particular del clasicismo, una maniera, que dura todo el siglo XVI. No obstante, es una corriente minoritaria frente a la Contrarreforma que la iglesia católica promueve como reacción frente a los protestantes.

Por otra parte, nos encontramos con el resto de Europa, que recibe el clasicismo italiano en distintos grados. Esta recepción está determinada tanto por lo que sucede en la propua Italia como, sobre todo, por las particularidades históricas de cada lugar. Así, en la España de la Contrarreforma, la pintura, la escultura y la arquitectura religiosa tendrán una gran importancia, mientras que en los países donde triunfó la reforma, la pintura religiosa se va a ver constreñida por las rígidas normas iconoclastas.


¿Sabías que?

Las obras de carácter teórico que tratan de fijar normas o justificar actitudes en la pareja artística se denominan tratados. Durante el Renacimiento, tuvo una especial importancia la recuperación y rendición de que fué objeto el tratado arquitectónico del clásico Vitrubio. Este fue una fuente principal para los arquitectos del primer Renacimiento, siendo muy aplicadas sus normas, y pronto fué llevado a todos los rincones del continente. Pero, además, pronto comenzaron a publicarse otros que contenían nuevas reglas y formas estructuralea de autores modernos como Serlio, Vignola o Palladio. Estos, lejos de ser considerados advenedizos, también tuvieron una amplia difusión por Europa durante toda la Edad Moderna.


Copyright Abanicolors, 2019. Desarrollado por Tu Empresa Online